martes 31 de enero de 2023 - Edición Nº4010

Noticias | 5 ene 2023

Estibadores y empresas de estibajes no logran ponerse de acuerdo y peligra la temporada de calamar para Deseado


A cinco días del arranque de la temporada de calamar el puerto deseadense se encuentra paralizado por una medida de fuerza que mantienen los estibadores en reclamo de un incremento salarial del 140 por ciento. A raíz del paro un buque containero no pudo descargar 30 contenedores vacíos, y un potero zarpó en pilotaje hacia Madryn desde donde saldrá a la pesca.

“Se está pidiendo algo razonable pero la empresa Murchison tiró abajo todo y está jugando con los trabajadores” apuntó un estibador al confirmar que el incremento que solicitan elevaría el jornal con producción de 110 t. a 29.500 pesos.

En diálogo con Mar&Pesca el trabajador que pidió anonimato sostuvo que “Sueños Unidos”, una empresa constituida por operarios ya aceptó pagar ese monto, aunque reconoció que con Santa Cruz y Murchison siguen negociando. “Vamos a llegar a un acuerdo, pero Murchison es la que más problema causa porque en Puerto Madryn opera con cooperativa y como en Deseado el trabajo es registrado no le gusta pagar”, fustigó.

Por su parte un armador consultado por este portal confirmó que la situación es delicada y admitió que se espera que el resto de los poteros que se encuentran amarrados en el puerto local se dirijan hacia Puerto Madryn para salir desde allí a la primera marea.

“Otra vez pasa lo de siempre, somo rehenes y el puerto no es confiable, no sabemos de quien es la culpa pero todos los años se repite lo mismo y con este panorama los barcos no van a querer venir a Deseado y lamentablemente como siempre pierde el pueblo”, los comerciantes, los remiseros, la gente que espera hacer una changa con los poteros, porque el calamar ahora está cerca después ya comienza a migrar hacia el norte”, señaló.

Reclamo del fondo anticrisis

Al igual que en Caleta Olivia un grupo de estibadores se congregó ayer frente al municipio para pedir que las autoridades locales medien ante la Provincia para que se agilice el pago del fondo anticrisis, pero no tuvieron la respuesta que esperaban.

“Nunca hay nadie en el municipio, es pérdida de tiempo hacer reclamos aquí, además no deben ni estar enterados del problema de los estibadores”, fustigó un trabajador.

 

   
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias