martes 16 de julio de 2024 - Edición Nº4542

Noticias | 5 jun 2023

Suarez expuso en la Cámara de Diputados sobre gestión de residuos de artes de pesca 


 El director nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación, Julián Suárez, participó el jueves 1° de junio en la reunión informativa acerca de la Gestión Ambiental de los Residuos de Artes de Pesca en la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de Cámara de Diputados de la Nación.

Suárez estuvo acompañado por funcionarios del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP): el Lic. Oscar Padín, Director del instituto, la Dra. Claudia Carozza, Directora Nacional de investigación y el Ing. Ricardo Roth Jefe del programa de artes de pesca. Asimismo, estuvieron presentes representantes de empresas, rederos y ONG´s.

 Durante su presentación Suárez expuso sobre la Disposición DNCYFP N° 4/2023 la cual establece que todo Buque Arrastrero debe identificar los aparejos de pesca para contar con datos fehacientes de estos elementos cuando son abandonados, perdidos o descartados. Es así que comentó que desde 2022 se generaron 4 encuentros con el objetivo de recabar información por parte de los actores del sector, como son los fabricantes, proveedores, rederos, armadores, capitanes, y recicladores, entre otros. De esta manera, se pudo elaborar un sistema de marcado de aparejos de pesca, adaptado a la situación particular que presenta cada aparejo utilizado por la flota nacional, los materiales que los componen, su vida útil, y la dinámica de fabricación de las artes.

El funcionario detalló que con las experiencias recabadas de toda la cadena de valor pesquera y basados en el manual para el marcado de Aparejos de Pesca publicado a comienzos de este año por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se realizó la mencionada Disposición y convirtió a la República Argentina en el primer país en poner en vigencia una normativa de tal magnitud.

En ese contexto explicó que en 2021 la Dirección Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera, dió el primer paso en esta materia, comenzado con regulaciones en las herramientas de pesca que se utilizan para la captura de centolla. Es así que mediante el dictamen de la Disposición DNCYFP N° 1/2021 y comprendiendo que, en oportunidades, las nasas y trampas de pesca implementadas para la captura de centolla resultan ser abandonadas, perdidas o descartadas en el mar argentino a causa de múltiples factores, se estableció la obligatoriedad de que cada buque con autorización de captura de la mencionada especie deba identificar las artes de pesca. 

Además explicó que se puso en vigencia la obligatoriedad de que los buques pesqueros cuenten con la presencia de grampines y bicheros a bordo que sirven para facilitar la recuperación de las artes de pesca y cajones que caen al mar, siempre que queden flotando en la superficie permitiendo mitigar el impacto de materiales sintéticos introducidos a la biodiversidad marina por la actividad pesquera. 

Cabe destacar que en la citada Disposición DNCYFP N°4/2023 se establece que se incorpore el artículo 4° bis de la Disposición DNCYFP N° 28/2022 estableciendo la obligatoriedad de declarar la cantidad de cajones plásticos existentes a bordo al inicio del viaje de pesca, y la cantidad de cajones plásticos existentes al finalizar el mismo.

 “La preservación de la biodiversidad marina es un tema que siempre ocupa a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación y a sus dependencias, como Autoridad de Aplicación del Régimen Federal de Pesca, aunque ésta no sea su función primaria”, dijo Suárez.

Y acotó que “si bien la actividad pesquera no constituye una de las principales fuentes de contaminación por plásticos hacia los océanos, su uso directo en el ecosistema acuático exige una acción al respecto”.

“Sabemos que las situaciones que llevan a que las artes de pesca y cajones se abandonen, se pierdan o se descarten, están relacionadas con las condiciones meteorológicas adversas y la operatoria en general a bordo de los buques. Del mismo modo, ni a las empresas armadoras, ni a los trabajadores y trabajadoras del sector, les resulta conveniente perder estos instrumentos de trabajo dado que su reposición implica un alto costo económico y fundamentalmente, porque resulta indispensable continuar preservando la calidad del agua y sus recursos”, dijo para cerrar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias