martes 16 de julio de 2024 - Edición Nº4542

Noticias | 25 jun 2024

Un enfermero a bordo 

Walter Mercado, licenciado en enfermería que actualmente reside en Berisso y se especializa en enfermería marítima.


Walter cuenta que Inició su carrera como enfermero a los 21 años en el servicio de emergencias prehospitalarias, trabajando en una ambulancia. Durante 17 años, desempeñó diversas funciones en emergencias, incluyendo una larga estadía en el Hospital de Alta Complejidad del cruce de Varela por casi 10 años.

Pero después de tantos años dedicados a la salud, y especialmente al área de emergencias, sintió la necesidad de cambiar de rumbo. Fue entonces cuando descubrió la Escuela en Berisso, EFOCAPEMM de la Marina Mercante, perteneciente a la Prefectura Naval Argentina.

“Completé un curso de cuatro meses para obtener la habilitación como enfermero naval, y cursé un año completo para el título de marinero. Decidí comprometerme con la experiencia completa y desde entonces, comencé a navegar”, relata Walter en una entrevista con la revista Brisas.

Al hablar de la capacitación recibida, el enfermero marítimo detalla que “todo está muy relacionado con la Marina y la parte naval. En cuanto a enfermería, solo se abordan primeros auxilios en una materia. El conocimiento necesario para un enfermero debe ser previo. En la capacitación se enseñan prácticas de navegación, luces de navegación, supervivencia y nomenclatura marinera, que incluye cada parte del barco. Sin embargo, no se brindan conocimientos previos ni formación específica para enfermeros”.

En ese contexto detalla que “el enfermero no debe asumir otras responsabilidades. Existen regulaciones que establecen que ningún tripulante puede desempeñar dos roles distintos. No se permite que una persona sea tanto marinero como enfermero. Cada tripulante cumple únicamente con un rol especifico”.

Si bien no hay médico a bordo de los buques mercantes Walter resalta que: “tenemos la posibilidad ahora, gracias a la modernización de la comunicación, de hacer una llamada a través de WhatsApp o realizar una radio consulta. Antes se realizaba a través de una radio. Puede ser a un médico facilitado por la empresa o al médico de guardia en el centro de radio operaciones de la Prefectura. La particularidad es que no todos los barcos llevan enfermeros. No es obligatorio. Según el artículo 33.292 del decreto firmado en 1945, es necesario contar con un enfermero a bordo por cada 30 tripulantes. Este tema ha sido objeto de discusión en congresos debido a su antigüedad y a la evolución de la enfermería, especialmente en tiempos de pandemia.

Respecto a las embarcaciones, el enfermero señala que “los barcos siempre varían. Hay distintos tipos de buques. Los buques de pesca, que llevan un enfermero cuando tienen más de 30 tripulantes, realizan la faena durante 30 días antes de ingresar al puerto. Luego permanecen en el puerto durante 4 o 5 días para la descarga y vuelven a salir. Además, en Argentina, está la explotación offshore, que dura aproximadamente un año. En esta operación, varios buques también llevan enfermeros. Hay tripulaciones mixtas con personal extranjero, donde se habla inglés. Es importante tener buenas habilidades lingüísticas”, reconoce y comenta que los cruceros turísticos también son barcos que llevan enfermeros a bordo, aunque su enfoque principal está en la pesca y el offshore.

“Al dejar de ver la costa en mi primer viaje, fue impactante darme cuenta de que estaba solo, siendo responsable de todas esas personas. Por primera vez en mi carrera como enfermero tomé decisiones sin tener a médicos o colegas físicamente conmigo. El teléfono se hizo esencial en caso de emergencia. Esta experiencia destaca la importancia del cuidado integral de las personas, similar al trabajo tradicional en tierra”, reflexionó.

Recordó que su primer viaje duró aproximadamente 54 días. “El desarraigo es realmente complicado, en mi caso tengo la suerte de que mi trabajo no exige mucho esfuerzo físico y, además, puedo regresar a casa cada 50 0 60 días, pero tengo compañeros que hacen el viaje completo durante todo el año y solo regresan a casa dos meses, la salud mental juega un papel fundamental, y a menudo debemos ser empáticos y comprender las diferentes realidades culturales”, dijo.

Finalmente, Mercado se refirió a la tarea de promoción de la salud que realiza en los barcos:  “La promoción y prevención de la salud son aspectos fundamentales. Llevamos a cabo charlas y actividades didácticas para abordar temas de salud y emergencias. Como instructor y docente, me gusta enseñar y compartir conocimientos en cada barco que visito. A veces, los malos hábitos como el tabaquismo y el estrés pueden ser factores de riesgo, como lo demostró un incidente en el que el capitán sufrió un paro cardíaco. Es crucial que toda la tripulación esté preparada para cualquier eventualidad. por lo que brindo herramientas para la prevención y el abordaje de diferentes patologías”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias